Como su propio nombre indica los frutos secos son aquellos que poseen  menos del 50-60 % de agua en su composición natural. Todos ellos tienen un valor nutricional similar pero los beneficios que se atribuyen a cada uno de ellos son diferentes.

Como propiedades nutricionales destacadas debemos mencionar su alto contenido en grasas saludables, (ácidos grasos omega 3), proteínas, vitaminas, minerales y un aporte energético elevado que condiciona que su ingesta deba ser moderada aunque sí de forma diaria. (Todos los días pero en pequeñas cantidades).

Si lo que deseas es perder peso con una dieta equilibrada, aunque creamos lo contrario, son una excelente opción como ingrediente de tus platos ya que a pesar de tener un gran valor energético, una de las cualidades que poseen es su capacidad de disminuir la sensación de apetito. Algunos estudios indican que una ingesta moderada de frutos secos (30 – 50 gramos por día) no influencian demasiado frente a la obesidad.  Si los añades en forma de complemento obtendrás beneficios como la reducción de absorción de los carbohidratos y una mejora de la velocidad de digestión y descomposición de los azúcares. Se logran reducir los niveles de glucosa en sangre después de la comida.

30 gramos/día corresponden aproximadamente a:

20 Almendras crudas : 163 calorías / 14 gr de grasa

20 Almendras tostadas: 169 calorías / 15 gr de grasa

15 Anacardos tostados: 163 calorías / 13 gr de grasa

20 Avellanas crudas:  178 calorías / 17 gr de grasa

20 Avellanas tostadas: 183 calorías / 18 gr de grasa

15 Nueces de Macadamia crudas: 204 calorías / 21.5 gr de grasa

15 Nueces de Macadamia tostadas: 204 calorías / 21.6 gr de grasa

60 Pistacho tostado: 161 calorías / 12.7 gr de grasa

10 Nueces: 185 calorías / 18.5 gr de grasa

*Castañas tostadas: 69 calorías / 0.6   gr de grasa

*Como podemos las castañas son una excepción, poseen un valor energético y contenido graso muy por debajo comparado con los demás.

Gracias a su fácil traslado, conservación y combinación con alimentos salados, dulces, fríos o calientes existen numerosas formas de introducirlos en la dieta. Por ejemplo: en un yogur o tazón de leche, en una salsa para pastas o ensaladas, en un pan, en un pastel o incluso elaborando una sopa, como por ejemplo la de avellanas.  Propiedades específicas de algunos de ellos:

Nueces: Alto contenido en ácido a-linoleico, ALA y ácido a-linolénico beneficioso para las arritmias cardíacas. Ayudan a reducir el colesterol y mantener los vasos sanguíneos elásticos mejorando el flujo sanguíneo. Por su bajo contenido en sodio, y alto en potasio  mejoran la presión sanguínea.

Almendras: Menos calorías que el resto y contienen más calcio, un alto contenido en fibras y vitamina E. Son buenas antioxidantes.

Pistachos: Beneficiosos para la memoria y el cerebro, son ricos en potasio, calcio, fósforo y hierro. Su alto contenido en ácido fólico y vitamina A los hacen recomendables en dietas vegetarianas y en mujeres embarazadas que necesitan más cantidad de esta sustancia. También son ricos en vitamina E.

Nueces de Brasil: contienen menos cantidad de ácidos grasos que los otros tipos de nueces, sin embargo contienen otros elementos como el Magnesio, el zinc y el selenio. Ayudan a regular la función tiroidea y a proteger y reducir el riesgo frente al cáncer de próstata.

Por todo ello…¡Aprovéchate de todos los beneficios de los frutos secos e introdúcelos en tu desayuno, media mañana, comida o merienda, son el complemento ideal para tu dieta y te proporcionarán la energía necesaria para tu día a día!

Micronutrientes vitales para tu salud

LBP Nutrición